5 casos de Asesinos Seriales que han llenado de terror a México

27

La sociedad mexicana volvió a conmocionarse tras darse a conocer la historia de Andrés “N”, un hombre de 72 años quien fue detenido la tarde de ayer en Atizapán de Zaragoza luego que autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) catearon su casa tras haber recibido un reporte el viernes pasado en el que se le implicaba en la desaparición y posible asesinato de una mujer. Tras el cateo, en su domicilio fue hallado el cuerpo semienterrado de una de sus víctimas, así como los restos de otra más.

El caso de Andrés “N”, ahora conocido por la prensa como el “Monstruo de Atizapán”, es solo una de las numerosas historias de asesinos seriales que han conmocionado a México a lo largo de los años, y que han dejado testimonio de sangrientos personajes que no se tocan el corazón a la hora de asesinar y desaparecer personas. Te contamos los cinco casos más mediáticos que han ocurrido en nuestro país en la historia reciente.

“El Monstruo de Atizapán”

Andrés “N” fue detenido la tarde del martes 18 de mayo luego que elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) realizaran un cateo en el domicilio de este hombre, ubicado en la colonia Lomas de San Miguel, municipio de Atizapán de Zaragoza, luego que se recibiera una denuncia por la desaparición de una mujer de 34 años de edad. 

Tras encontrar el cuerpo semienterrado de una de sus víctimas, así como los restos de otra más, las autoridades detuvieron a Andrés “N” por ser presunto responsable de la muerte de estas mujeres y luego que la Fiscalía estatal obtuviera una orden de arresto para ingresarlo al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Tlalnepantla.

Este miércoles, familiares y autoridades identificaron los retos de otras dos posibles víctimas del presunto asesino serial, denominado ya como “El Monstruo de Atizapán” y hasta el momento presuntamente el hombre habría confesado ser el autor intelectual de al menos 30 asesinatos en el transcurso de 20 años, sin embargo, hasta hora las autoridades no han confirmado esta declaración

De acuerdo con elementos de Seguridad Pública del Estado de México, en el domicilio de Andrés “N” también fueron encontradas diversas identificaciones de mujeres, además de collares, maquillajes, zapatos e incluso ropa interior. Las credenciales corresponden a mujeres del estado de Nuevo León, y de los municipios mexiquenses de Tlalnepantla y Naucalpan, dieron a conocer algunos medios. Además, en el lugar se encontró una libreta con los nombres de 29 mujeres que pudieron haber muerto a manos de este hombre.

“La Mataviejitas”

La historia de Juan Barraza Samperio, conocida como “La Mataviejitas”, infundió el terror en las calles de la Ciudad de México, durante un tiempo debido a su presunta implicación en el asesinando de mujeres de la tercera edad, lo cual fue finalmente confirmado por las autoridades capitalinas. Crímenes que cometió con el objetivo de robarles.

Samperio era demás una luchadora conocida como “La Dama del silencio”, creció en un ambiente familiar rodeadas de violencia y recibiendo maltratos físicos y psicológicos por parte de su madre, por lo que en este entorno se fue fortaleciendo en su persona un odio que le fue difícil de explicar.

“La Mataviejitas” confesó, en declaraciones posteriores a su captura, que cuando mataba a sus víctimas imaginaba que era su madre a quien ahorcaba. Su caso generó polémica entre los habitantes de la CDMX y del país entero, debido a la crudeza de sus asesinatos. Además la mujer fue considerada una de las primeras asesinas seriales.

Las víctimas cumplían ciertas características: eran ancianas y vivían solas, por ello Juana Barraza se hacía pasar por enfermera para cuidar de ellas y una vez ya había generado confianza en las mujeres, ella las golpeaba con cables y las torturaba hasta estrangularlas. Una vez que las había asesinado, las despojaba de sus pertenencias. “La Mataviejitas” fue detenida en 2006 cuando escapaba de una vivienda en la colonia Moctezuma; posteriormente fue condenada por 16 homicidios. 

“El Descuartizador de Ecatepec”

Juan Carlos “N”, conocido como “EL Descuartizador de Ecatepec”,  asesinó y descuartizó a más de 20 mujeres y posteriormente vendió sus huesos; todo esto debido a que “las odiaba”, de acuerdo con las declaraciones que emitió ante policías ministeriales. 

Fue un juez de control quien declaró legal la detención de este feminicida, así como a su esposa por los crímenes. En octubre de 2018, durante una audiencia realizada en el penal de Chichonautla, un juez determinó darle prisión preventiva para la pareja por los crímenes que cometieron. Tras presentarse los exámenes psiquiátricos, se dio ac conocer que Juan Carlos presentaba un trastorno mental psicótico y de personalidad.

 Juan Carlos “N” fue señalado como el presunto responsable de 20 feminicidios cometidos en la colonia Jardines de Morelos , en el municipio de Ecatepec, Estado de México. Durante sus declaraciones confesó a los elementos de la policía ministerial que nunca escogió a sus víctimas ya que fueron ellas quienes llegaban a su casa por coincidencia. El hombre asesinaba a sus víctimas con la ayuda de su esposa y después mutilaban sus cuerpos para enseguida tirar los restos en ríos o coladeras, con el objetivo que no fueran encontrados.

“El caníbal de la Guerrero”

José Luis Calva Zepeda, mejor conocido como “El caníbal de la Guerrero”, es considerado un asesino serial a quien se le acusó del b de tres mujeres: su pareja, ex pareja y una trabajadora sexual. El apodo con que se le conoció en la prensa nacional se le atribuyó al hecho el hombre se comía parte de los cuerpos de las víctimas; algo que confirmaron las autoridades capitalinas.

El hombre, que operaba en la colonia Guerrero, en el centro de la Ciudad de México, fue detenido el 12 de diciembre de 2007 y posterior a su detención se suicidó colgándose con su cinturón en una celda de la prisión.

“El Sádico”, condenado a 200 años de prisión

Raúl Osiel Marroquín, apodado “El Sádico”, fue detenido en el año 2006 en la Ciudad de México, luego del asesinato de al menos seis hombres homosexuales, a quienes torturó y secuestró entre octubre y diciembre de 2005. El hombre llegó a pedir rescate por las víctimas a sus familiares, por lo que las autoridades determinaron que el lucro fue uno de sus móviles.

La manera de actuar de Raúl Osiel Marroquín era dejar que sus futuras víctimas se le acercaran y llegaran solas, para lograr este cometido frecuentaba un bar gay ubicado en la Zona Rosa de la Ciudad de México, en donde gracias a su carisma y personalidad esperaba desde la barra del bar a que algún joven se le acercara para de esta manera iniciar una conversación. 

Finalmente convencía sus víctimas de ir a su departamento en donde los sometía y torturaba hasta que sus familiares pagaran su rescate. Una vez que había cobrando el dinero los asfixiaba y posteriormente los metía en bolsas negras o en maletas, las cuales dejaba en diferentes calles de la capital. Tras ser detenido “El Sádico” fue condenado a 200 años de prisión tras habérsele adjudicado 4 asesinatos. 

“El Coqueto” fue sentenciado a 240 años

César Armando Librado Legorreta, mejor conocido como “El Coqueto”, es un feminicida y también considerado asesino serial que sembró el terror en Mexico; se le atribuyen al menos ocho violaciones y el asesinato de siete mujeres en el Valle de México.  Detenido en 2014, “El Coqueto” estuvo detenido durante un tiempo en el Cereso de Barrientos y posteriormente fue trasladado al penal de máxima seguridad de Topo Chico; ahí cumple una sentencia de 240 años por homicidio

Librado Legorreta se desempeñaba como chofer de microbús; tenía como ruta del paradero de Chapultepec a Valle Dorado. Desde su asiento detectaba a aquellas mujeres jóvenes que así parecer eran atractivas y no les cobraba el pasaje, por lo que a quienes accedían las invitaba a ocupar un asiento “especial” que él les asignaba.

“El Coqueto” aprovechaba cuando ya eran altas horas de la noche para iniciar una conversación con sus víctimas, a quienes las invitaba a llevarlas hasta su hogar al término de su ruta, por lo que de esta manera las convencía de quedarse a boro de su unidad.

Una vez que se quedaba solo con ellas, el hombre las violaba y las estrangulaba, posteriormente desaparecía sus cuerpos. Cabe destacar que el asesino serial les quitaba a sus víctimas algunos objetos que posteriormente regalaba a su esposa, los cuales sirvieron como prueba para ser juzgado por sus crímenes

Información: El Heraldo de México

También podría gustarte
Comentarios
Loading...