Esta perrita perdió su hocico en un accidente, pero ahora vive feliz

Moaca es una perrita como cualquier otro lomito: juega, pasea y le encantan las caricias. Pero lo que hace a este can especial es su particular rostro, resultado de un accidente en el que perdió la nariz y su hocico. Ahora, busca usar su fama viral para mejorar su vida. 

Al igual que miles de perros sin hogar en el mundo, Moaca se vio expuesta a muchos peligros durante sus días en las calles y el resultado fue una dolorosa herida en el hocico. Todo parecía perdido para ella, pero fue rescatada y ahora vive feliz junto a su nuevo dueño. 





Todo comenzó cuando Moaca vivía en las calles de Romanía. Cuando tenía apenas unos meses de nacida, fue atropellada por un tren. El golpe hizo que perdiera parte de su cara y que la dejaran junto a las vías, pensando que era un caso perdido.

Afortunadamente la asociación Nomad Vet Association la encontró justo a tiempo y pudo realizarle una operación de emergencia que le salvó la vida. En el accidente, Moaca también perdió parte de una de sus patas, pero logró salir adelante.

El accidente dejó a Moaca con un particular rostro, ya que le falta el hocico. Pero en cuanto sus fotografías fueron subidas a la red por el grupo de rescate que la ayudó, hubo alguien que se enamoró de este peculiar can. 

Joel Wareman, de 21 años, vive en Países Bajos y encontró la imagen de Moaca por accidente mientras estaba en Internet. Su primera reacción no fue nada compasiva. 

“Para ser muy honesto cuando vi sus imágenes por primera vez, me tuve que reír y pensé ¿qué tipo de pug es este?” dijo Joel.

“Después leí su historia y me solté a llorar por haberme burlado de ella”, confesó el joven. “Su historia era tan triste que de inmediato envíe un mensaje al sitio diciendo que debía tenerla”, dijo.

Así que Joel hizo los arreglos para transportar a Moaca, ya de 18 meses, hasta su nuevo hogar. La cachorra, mezcla de husky y pastor alemán, llegó a casa de Wareman justo a tiempo para celebrar la pasada Navidad en su nuevo hogar.

Moaca significa “cara pequeña” en rumano y es el primer perro rescatado que Joel tiene en su vida.

A pesar de su impresionante apariencia, Moaca no tiene dolor alguno por sus heridas, aunque su lesión hace que ciertas actividades tengan dificultad extra para esta mascota “milagro”.

“Hace mucho desorden cuando come y bebe y no puede levantar cosas pequeñas, pero puede hacer todo lo demás, explica Joel.

También podría gustarte
Comentarios
Loading...