Fue por falta de mantenimiento a puente, que Beatriz cayó a precipicio de 100 metros

47

En cinco minutos la vida de Halil Velasco Rosete cambió para siempre; la de Beatriz Rosete Zenteno, su mamá de 60 años, se terminó.

Ese fue el tiempo en el que Beatriz y sus hijos dejaron de verse, mientras ellos compraban un juguete para la nieta de la ahora fallecida. La mujer se adelantó para salir del atractivo turístico más importante de Xico, las cascadas de Texolo.

Mientras la familia velaba a la mujer oriunda de Coatzacoalcos, el municipio de Xico se deslindó de su muerte, al afirmar que su mantenimiento le corresponde a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), paraestatal que, aparentemente, no le permitió al ayuntamiento meter las manos en las reparaciones.

Sin embargo, para Halil, el ayuntamiento es el que ha explotado para su beneficio el cuerpo de agua. Y asegura, lavarse las manos no le quita en absoluto una responsabilidad compartida.

SE TRATABA DE ELLA

“Nosotros acudimos a las cascadas a las 2 de la tarde. Fuimos mi sobrina, mi hermana, mi mamá y yo. Bajamos a las cascadas y pasamos por el puente. Estaba lleno, no tenía ninguna indicación de que hubiera un peligro“, recuerda Halil a las afueras de la sala de velación donde yace el ataúd de su madre.

Rememora también que cuando ya iban de salida, él, su hermana y su sobrina se quedaron atrás viendo un juguete para la menor. Se habrán retrasado, a lo sumo, entre tres y cinco minutos.

“Cuando empezamos a caminar hacia el puente escuchamos a personal de ahí de la cascada que estaban solicitando el auxilio por el radio, también mencionaban que ya habían dicho que era necesario arreglar ese puente, que ya se había caído alguien”.

Y luego, la tragedia:

“Yo busqué a mi madre porque ya habíamos empezado a preguntar descripciones y coincidía con mi mamá. No la logramos encontrar y luego mi hermana pasó con su hija e identificó su bolsa y supimos que se trataba de ella”, dijo.

Los hijos de la mujer no solo lidiaron con el dolor de haber perdido de manera trágica a su madre tras su caída a un abismo de casi 100 metros, sino que también se enfrentaron a la burocracia de autoridades que no terminan de hacerse responsables.

“Las autoridades que hablaron conmigo fue un policía que solo me solicitó mis datos, una trabajadora de Protección Civil de Xico que lo único que me preguntó es que si era familiar y solo me dijo ´no se puede ir de aquí hasta que las labores de rescate terminen´ nada más.

“Nadie nos dijo nada hasta que yo fui a preguntar directamente a una persona de Protección Civil que no nos habían dicho y ya habían pasado bastantes horas, le pregunté si mi mamá había fallecido y me dijeron que sí”.

Los ahora huérfanos fueron enviados a la Fiscalía en Coatepec, donde permanecieron toda la noche, sin atención de ningún tipo.

“Quiero aclarar que en ningún momento hemos tenido contacto alguno con ninguna autoridad, ni de Xico, ni de Teocelo ni de CFE. Nadie ha hecho nada más que deslindarse y ya”, acotó.

MI MAMÁ ERA MUY FELIZ

Respecto a las declaraciones de la alcaldesa de aquel municipio, Gloria Galván Orduña, quien inmediatamente salió a deslindar al ayuntamiento de alguna responsabilidad, Halil le recordó que quien ha aprovechado económicamente las cascadas es precisamente el municipio.

“No es CFE. Quien sea, hubo negligencia de quien lo tenga que administrar, a sabiendas de que estaba en mal estado, siguió permitiendo que la gente pasara por ahí, no sé qué estaban esperando que pasara”.

El joven reiteró que en el puente no había una sola señal de peligro y, por el contrario, lucía abarrotado tanto de turistas como de vendedores, en un día que fue agradable hasta que su madre murió.

“Mi madre era una persona bastante feliz, estábamos ese día disfrutando de la familia, mi mamá gozando de su nieta, de sus hijos. Era lo que más le gustaba hacer. Eso hacía mi mamá, se dedicaba a cuidarnos y a disfrutarnos”.

Información: La Silla Rota

También podría gustarte
Comentarios
Loading...