Horror en un geriátrico para veteranos de guerra en Estados Unidos: murieron casi 70 ancianos por coronavirus

13

Casi 70 residentes que enfermaron de coronavirus han fallecido en un asilo para veteranos en Massachusetts, donde las autoridades estatales y federales intentan averiguar qué se hizo mal durante el brote más mortal en un centro de este tipo en Estados Unidos.

Mientras la cifra de muertos continúa en aumento en la Casa Hogar para Soldados Holyoke, de administración estatal, las autoridades federales investigan si a los residentes se les negó la atención médica adecuada y la fiscalía estatal sopesa la posibilidad de presentar cargos.

Es horrible”, dijo Edward Lapointe, cuyo suegro vive en ese asilo y tuvo un caso leve de COVID-19. “Esas personas nunca tuvieron una oportunidad”.

En total, 66 de los veteranos residentes a los que se les diagnosticó el virus han fallecido, informaron el lunes las autoridades, y se desconoce la causa de otra muerte. Otros 83 residentes y 81 miembros del personal han arrojado positivo al coronavirus.

El gerente del asilo, que fue puesto en licencia administrativa, ha defendido su respuesta ante la situación y acusó a las autoridades estatales de asegurar falsamente que desconocían el alcance del problema en el lugar. Bennett Walsh dijo a principios de mes que las autoridades estatales sabían que el asilo estaba en “situación de crisis” en cuanto a escasez de personal y se le avisó desde el principio y frecuentemente de los contagios en el lugar.

Los problemas de personal que afectaron al asilo durante años contribuyeron a que el virus se propagara como fuego, comentó Joan Miller, una enfermera del lugar.

Debido al poco personal, los empleados de una unidad se movían constantemente para ayudar en otras unidades llevando consigo los gérmenes, agregó. En cierto punto, se cerró una unidad debido a que no había personal suficiente, y los veteranos de ese lugar fueron trasladados a otras partes del edificio, apuntó.

Los veteranos estaban uno encima del otro”, apuntó. “No sabíamos quién era positivo y quién negativo, y después los agruparon y eso exacerbó la situación”, dijo Miller, que tenía una mascarilla e hizo declaraciones durante un descanso en la instalación. “Ahí fue que todo explotó”, agregó.

La situación actualmente se encuentra “contenida de cierta forma” porque hay muy pocos veteranos en el asilo, señaló Miller. A finales de marzo había casi 230 residentes en el lugar y el lunes había apenas 100 en el lugar, según un reporte del The Boston Globe.

Beth Lapointe dijo que el compañero de cuarto de su padre fue diagnosticado en marzo y posteriormente falleció, pero en un inicio se negaron a realizarle la prueba a su padre porque no presentaba síntomas.

A medida que el virus se propagó, los miembros de la familia ignoraban lo que estaba pasando, dijo. “Cada día le preguntaba a diferentes personas, ‘¿Qué está pasando ahí dentro?’ Y nunca obtendría información”, lamentó.

La administración del gobernador republicano Charlie Baker ha contratado a un abogado externo para llevar a cabo una investigación sobre las muertes. La Fiscal General de Massachusetts, Maura Healey, también está investigando para determinar “lo que salió mal en estas instalaciones y determinar si se justifica una acción legal”.

Por su parte, la oficina del fiscal de Massachusetts y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia están investigando si el hogar violó los derechos de los residentes al no proporcionarles la atención médica adecuada.

El número de muertes en el hogar parece ser el mayor en una instalación de cuidados a largo plazo en Estados Unidos, según los expertos. “También es un símbolo de lo poco preparados que han estado muchos centros de enfermería”, dijo el Dr. Michael Wasserman, presidente de la Asociación de Medicina de Cuidados a Largo Plazo de California.

Actualmente no hay un recuento oficial de muertes en asilos de ancianos en todo el país. El gobierno federal sólo recientemente ha exigido a los más de 15.000 asilos de ancianos del país que empiecen a informar sobre las cifras de muertes e infecciones confirmadas y presuntas, pero aún no está claro cuándo se publicará ese recuento.

Mientras tanto, la agencia AP ha estado compilando su propio conteo de los departamentos de salud estatales y los informes de los medios de comunicación, encontrando al menos 13.762 muertes por brotes en hogares de ancianos e instalaciones de cuidado a largo plazo en todo el país. Pero también es probable que sea un recuento insuficiente, porque sólo la mitad de los estados informan actualmente sobre muertes en hogares de ancianos y no todos cuentan las que murieron sin haber sido examinados para detectar COVID-19.

También podría gustarte
Comentarios
Loading...