“Sálganse o los vamos a quemar con todo y casa”, amenazan a mujer para despojarla de su vivienda

Una mujer de la tercera edad mientras salió al centro a realizar unos mandados, fue despojada de su patrimonio por un sobrino que, a toda costa, trata de quedarse con un predio en la colonia Huapacalito de Las Choapas, por lo que denunció los hechos penalmente, ya que le dejaron un escrito de amenaza: “Sálganse o los vamos a quemar con todo y casa”.

María Guadalupe Jiménez Ramos, explicó que el miércoles 10 de febrero de 2021, como a las ocho de la mañana, salió de su domicilio ubicado en la calle Robles número 429 de la colonia Huapacalito, para hacer sus mandados en el mercado y a entregar unos documentos en la notaría número 24.

Sin embargo, retornó a su casa, alrededor del mediodía y para su sorpresa, su candado y cadena que ella tenía en su portón, estaba destruida y ya había otra cadena con un nuevo candado. En el interior de su terreno había un automóvil color rojo y varios sujetos, entre ellos su sobrino (hijo de su hermano), Jorge Alberto Jiménez Flores.

“Unos tres sujetos más estaban barriendo mi patio y en ese momento yo entré como en shock, me asusté, lo que hice fue tomar una fotografía y después le llamé a un hermano que tengo en Acayucan y él me sugirió que le llamara a la policía, en ese momento ya eran más de las 12:00 del día y hablé al 911, me atendió la operadora del conmutador número 24. Mi vecina también me atendió, yo estaba llorando y me dieron un vasito de agua con azúcar.

“Vi cuando llegó la patrulla y le dije a mi vecina ‘ahorita vengo, voy a ver a los policías’, en lo que llego a mi casa, ya los policías estaban adentro y apenas me vieron, se dejó venir hacia el portón el licenciado Alán Gilberto Solís Ramos y me cuestionó que si ‘qué se me ofrecía’, yo le dije que ahí era mi domicilio y él me dijo que no, que ahí era propiedad de su cliente y que me exigía que yo me retirara.

“Los policías ya no me hicieron caso, dijeron que el señor que estaba ahí era el dueño, refiriéndose a mi sobrino, que era lo que les dijo el licenciado Solís. Viendo esa hostilidad y esa incomprensión, yo agarré y me puse a llorar en ese momento. Si yo les llamé, cómo es posible que no me atiendan a mí les dije a los policías, aquí está mi credencial de elector, ahí dice mi dirección. Aquí nacimos, esto era de mis padres. Mostré documentos, yo soy la heredera, mis hermanos me mencionan como albacea, me dieron el nombramiento y lo que me dijeron es que yo me fuera a la fiscalía a denunciar, que ahí lo arreglara yo”, explicó la agraviada, este viernes afuera de la Subunidad Integral de Procuración de Justicia.

“El licenciado Alán se me acercó y ese señor ya no respiraba, bufaba, parecía un toro, y me dijo fuertemente ‘le exijo que se retire inmediatamente’ sus ojos parecían que se le iban a salir, estaba muy agresivo, yo lo sentía casi encima de mí, no traía cubrebocas, casi me escupía la cara, yo no sé si este tipo tenga algo en contra de las mujeres, porque yo lo tomo como una violencia de género. Me insistió ‘se retira inmediatamente o me va a obligar a utilizar la fuerza’”.

Yo me puse a llorar mucho, me sentí indefensa, me estaban despojando de mi patrimonio, de mi hogar. Yo soy una mujer de la tercera edad y exijo justicia, porque por no conocer nuestros derechos, por no leer, por no documentarnos, mucha gente vive en la calle, pero yo sé que tengo derechos, soy mujer”, expresó en medio del llanto Guadalupe Jiménez Ramos.

Manifestó que la noche del miércoles 10 de febrero tuvo que dormir en casa de una vecina, posteriormente, un familiar le dio, por mientras, un pequeño cuarto para que ahí duerma, ya que no le permitieron entrar a su casa por sus pertenencias, todo perdió, incluso le robaron diversos aparatos.

“Mis hermanos nos hemos reunidos y hemos dialogado, nosotros desde la muerte de nuestra madre, hicimos nuestra asociación testamentaria, tengo la resolución del juez, ya la inscribí en el Registro Público de la Propiedad, cuento con toda mi documentación y desde el 3 de mayo de 2015 yo estoy en esa casa viviendo, pero ahí nos criamos”, remarcó.

La denunciante señaló que encontró respaldo en los elementos de la Policía Ministerial del Estado, quienes llevan a cabo la investigación y constataron, al igual que el perito de la fiscalía, que dichas personas que invadieron su terreno y vivienda, le causaron diversos daños, ya que derribaron árboles frutales, su cosecha de chícharo la perdió, “no vivo de ello, pero son árboles frutales que yo cosecho para mi consumo.

Este miércoles 24 de febrero pasé como a las doce del día a mi casa y vi cerrado, y ya no tenía cadena ni candado, entonces entré, hallé toda mi ropa regada en el piso, tenía yo una grabadora, se la llevaron, tenía un frigobar, una licuadora y también se la robaron, mis vajillas, platos, cucharas, todo se llevaron”, denunció.

También las pertenencias que eran de su difunta madre, sus vestimentas, todo encontró tirado en el piso, así como unos libros destrozados. Además, le dejaron un recado en un papel de libreta que dice: “Sálganse o los vamos a quemar con todo y casa”.

“Esto es una amenaza, esto un despojo, es un crimen, entonces yo exijo justicia como ciudadana, como mujer, como madre y como esposa”, pidió María Guadalupe Jiménez Ramos, de 62 años de edad.​

Información: Presencia.mx

También podría gustarte
Comentarios
Loading...