Sujeto golpea en la cabeza a su pareja con un martillo, ella se encuentra grave

“Estoy matando unos ratones y por eso está gritando”, fue lo que le dijo Ernesto a la casera de Karla luego de que preguntara qué ocurría en su cuarto y por qué ella estaba gritando.

Este sujeto no estaba matando ratones, estaba golpeando a Karla con un martillo en la cabeza, 6 golpes la dejaron tirada en un charco de sangre a un costado de su cama y con el arma blanca a su lado.

Ernesto salió corriendo del cuarto ubicado en la calle Manuel Contreras, cerca del parque Zaragoza,  al ser cuestionado por la casera sobre lo sucedido respondió que iba a comprar una coca para Karla porque se le había la presión.

“Yo escuché unos gritos horribles, yo le grité ¿Karla qué pasa? Entonces el muchacho se asomó por una ventana y dijo, es que estoy matando dos ratones y Karla está arriba de la cama, está en shock y yo le creí al muchacho”.

“Yo me vine a barrer aquí afuera y entonces salió corriendo y me dijo que iba a comprar un refresco porque Karla estaba en la cama y se le bajó la presión pero cuando vi que no regresaba le dije a la señora que limpia la casa que fuéramos a verla”.

Lograron abrir una ventana por donde se asomaron, fue en ese momento que vieron a Karla tirada en el piso y aunque aún estaba consiente, los golpes le provocaron lesiones muy graves en el cerebro.

“Me asomé y que la veo y salí corriendo buscando a la policía, yo gritaba y gritaba y nadie me hacía caso, tardó como una hora en llegar la policía”.

“Todavía se movía Karlita, hablaba, se sentó todavía, estaba consiente pero le dolía su cabecita; ella solo decía Ernesto, Ernesto”.

Esta no es la primera vez que Ernesto agrede físicamente a Karla, hace tres años cuando ambos mantenían una relación sentimental, la golpeó en el cráneo provocándole una fisura que la dejó hospitalizada por varios días.

La señora, Corey Pulido, madre de la víctima, explicó que en esa ocasión se interpuso una denuncia en su contra, pero no avanzó el proceso.

Karen es originaria de Cosamaloapan, igual que Ernesto, pero fue cuando estudiaba en Veracruz su licenciatura cuando lo conoció, inició una relación sentimental con el pero rápidamente comenzaron las agresiones físicas y psicológicas.

“Yo no sabía nada, ya después ella me platicó que la amenazaba, le robaba todo su dinero, sus celulares, el ipad, la lap top. Siempre la tuvo subyugada, le decía que la iba a matar a ella y a su familia”

Luego de haber sobrevivido al primer ataque de Ernesto, Karla regreso a Cosamaloapan a reponerse de sus heridas físicas y emocionales, tiempo después se mudó a Cancún con la esperanza de empezar una nueva vida, lamentablemente la pandemia la hizo regresar y hace tres meses aproximadamente logró ingresar a una empresa aduanera en Veracruz.

“Vino muy ilusionada a trabajar, teníamos mucha comunicación; Karla sí estuvo amenazada porque con lo que ella vivió no creo que haya querido volver a vivirlo”.

“Le dio 6 martillazos en la cabeza, yo siento que Karla se defendió mucho porque tiene sus uñitas quebradas, la carita la tiene cortada, siento que ella se defendió como pudo”.

“Estoy devastada pero me siento fuerte porque voy a luchar por Karla, yo pido todo el peso de la ley y que esta vez lo agarren y que pague, aunque él no va a pagar ni con la cárcel lo que le hizo a mi hija pero ya no lo quiero en libertad porque le va hacer lo mismo a otras mujeres porque él es malo”.

El diagnóstico es grave, Karla se debate entre la vida y la muerte.

Su madre ha hablado con ella, los médicos le han dicho que aunque está anestesiada es posible que pueda escucharla, le ha prometido ser valiente y luchar para que su agresor pague y su caso no quede impune.

Información: XEU Noticias



VIDEO RECOMENDADO: #VeracruzanaDeCorazón

También podría gustarte
Comentarios
Loading...